lunes, 7 de septiembre de 2020

Día Internacional del Aire Limpio por un cielo azul 2020 















ESTA ES NUESTRA POSTURA:

Hoy lunes 7 de septiembre la ONU convoca por primera vez este día internacional pues “pretende una toma de conciencia a nivel global tanto de los gobiernos, organismos internacionales en los distintos niveles y de la población en general para erradicar de una vez por toda los múltiples problemas que acarrea la falta de aire limpio, lo cual ha ocasionado graves daños, no sólo a los seres humanos, sino también al medio ambiente y todo lo que se mueve, respira y vive en él.” Algo que compartimos ya que la denuncia de la grave problemática de la contaminación atmosférica en nuestra realidad más inmediata es el motivo del debate y la movilización social que pretendemos construir, y hoy de forma obligada para destacar el abismo entre discursos oficiales y soluciones reales en este ámbito ambiental a la vez que nos sumamos a esta convocatoria internacional.

La ONU destaca la relación entre la contaminación del aire, la salud, el desarrollo, la economía y el medio ambiente y que reducir las emisiones contaminantes contribuiría al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Nos jugamos, pues, mucho con la contaminación del aire. Es cada vez más evidente las graves consecuencias sanitarias y sociales de un aire insano como el que sufrimos en los núcleos urbanos, y en concreto en Xixón, especialmente en la zona oeste. Es también notorio la falta de compromiso de nuestras administraciones, comenzando por la local, para solucionar este gravísimo problema medioambiental, ya que asistimos a promesas de medidas ampliamente anunciadas y dilatadas un año tras otro. Por tanto es necesario denunciar lo superficial y retórico de lo “verde” de los distintos gobiernos y administraciones que, con el amparo de algunos avances ambientales de mayor o menor relevancia pero en todo caso bien recibidos, pretenden ocultar su manifiesto fracaso en algunos de los principales problemas que sufrimos la mayoría de la ciudadanía y con consecuencias muy reales en términos de calidad y esperanza de vida. Así, la OMS señala que el 92% de la población está expuesta a un aire con niveles peligrosos de contaminación, lo que causa 7 millones de muertes prematuras al añoy que alrededor de 2.000 millones de niños residen en zonas que superan el límite anual establecido por la misma, señalando UNICEF que provoca una de cada nueve muertes infantiles. Un informe del Instituto de Salud Carlos III indica que en Asturias tenemos el mayor índice de cáncer y enfermedades respiratorias, consecuencia del alto nivel de contaminación industrial; los datos oficiales de 2019 en nuestra comunidad autónoma indican que los peores niveles de contaminación se dieron en las estaciones que miden emisiones industriales. En el Paraíso Natural los científicos estiman que mueren al año 830 personas por respirar aire contaminado, el doble de la media nacional.

En nuestra ciudad todas las estaciones medidoras de la contaminación vienen arrojando, año tras año, valores por encima de los límites establecidos por la OMS de las PM 10 y PM 2,5. Además, la reciente puesta en marcha de las baterías de coque de ArcelorMittal ha supuesto un aumento alarmante de las concentraciones del cancerígeno benceno. Son conocidas las soluciones que planteamos a la administración local y autonómica para reducir las emisiones contaminantes en Xixón, como la instalación del filtro de mangas del sinter de ArcelorMittal, solucionar las averías y fugas de las baterías de coque de dicha empresa, realización de una auditoría ambiental del puerto del Musel e inversiones ambientales, instalación urgente de la estación de medición fija del Lauredal y colocación de cámaras de vídeo vigilancia de la contaminación.

Para esta Plataforma solo es posible un futuro social y ambientalmente sostenible si abordamos esta problemática de forma honesta y decidida. Exigimos a las administraciones que trabajen por nuestra salud y la del medio ambiente. De la crisis COVID19  deberíamos aprender que son indispensables otras lógicas y formas de vivir, producir y de gobernar. Pedimos #airelimpio y cielo azul para Xixón. 

#DiaDelAireLimpio #Gijón #contaminación 

miércoles, 1 de julio de 2020

Barrio Oeste. Necesitamos un plan: medio ambiente, urbanismo y movilidad

Notas sobre medio ambiente, urbanismo y movilidad aportadas desde la Plataforma contra la Contaminación de Xixón al proyecto "Barrio Oeste Necesitamos un plan"

Diagnóstico

La crisis sanitaria de la Covid-19 ha puesto en evidencia la fragilidad de un planeta y una humanidad sobreexplotados por un sistema económico depredador y salvaje. Esa explotación se sufre en distintos grados según los territorios y los grupos sociales afectados. La destrucción de la biosfera genera nuevas víctimas cada día debido al progresivo deterioro de nuestro hábitat y la aparición de nuevas enfermedades.


La Covid-19 llega para recordarnos esa fragilidad con 28.330 personas fallecidas en España según los datos del Ministerio de Sanidad a fecha 25 de junio de 2020. Acompañan a esas cifras una grave crisis social y económica.


Por otro lado, la magnitud de esta pandemia no puede hacernos olvidar otras víctimas de la crisis  medioambiental como las 23.940 muertes que cada año provoca en España la contaminación del aire, calificada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como la asesina invisible. También las relacionadas con la contaminación acústica o de las aguas. Y sin olvidarnos de las víctimas de la fragilidad social que siempre ha estado ahí y que el propio sistema económico genera como un subproducto más.


Distintos estudios recientes muestran la posible relación entre contaminación atmosférica y tasas de mortalidad significativamente más altas para las personas contagiadas de la Covid-19 [Coronavirus: la contaminación atmosférica está relacionada con tasas de mortalidad muy superiores, eldiario.es, 8/4/2020. Estudio original: https://projects.iq.harvard.edu/covid-pm ]


También hemos de tener en cuenta el gradiente social de la salud que determina que en función de nuestras condiciones socioeconómicas, del barrio en el que vivimos, nuestra salud será mejor o peor. Y es que los virus y la contaminación no saben de fronteras pero sí que su incidencia no es la misma dependiendo de nuestra clase social.


Ante la magnitud de la pandemia se han adoptado medidas extraordinarias que no habíamos visto antes como el confinamiento de la población y la reducción drástica de la actividad humana.


Si bajamos la mirada a  la zona oeste de Gijón y nos centramos exclusivamente en los efectos sobre el medio ambiente, en estos dos meses hemos observado una importante mejora de los parámetros relacionados con la calidad del aire y acústica en nuestras ciudades. En nuestro caso con reducciones muy importantes de contaminantes, en especial los relacionados con el tráfico como el dióxido de nitrógeno (NO2), y, en menor medida, las partículas PM10 y PM2,5. La reducción en estas últimas se produjo a partir del apagado del sinter y del horno alto de Arcerlormittal. [Informe de seguimiento de la contaminación atmosférica en Gijón/Xixón frente a la reducción de la movilidad.Estado de alarma, COVID-19, 17 de abril de 2020, concejalía de medio ambiente y movilidad ayuntamiento de Gijón/Xixón [PDF]. El Ayuntamiento no ha tenido en cuenta los datos de su propia estación móvil ubicada en El Lauredal para este análisis, siendo esta la estación con mayor número de superaciones]


La contaminación del aire por partículas tiene su origen en el tráfico y la actividad industrial.  En Gijón son las actividades industriales y portuarias la principales responsables y se trata del principal problema relacionado con la calidad del aire en la denominada aglomeración de Gijón, como han venido demostrando los distintos estudios de modelización y contribución de fuentes así como la propia experiencia diaria del vecindario de las zonas más afectadas. [


Una experiencia personal materializada en la acumulación de polvo y suciedad en las fachadas, las ventanas, en nuestros patios, incluidos los de los centros educativos y sanitarios, en olores penetrantes, evidencias que, en demasiadas ocasiones, son despreciadas por nuestros responsables políticos. [Esto señor Consejero no es calidad de vida, carta abierta de una vecina de la zona oeste al consejero sr. Lastra, enero de 2019]


Los valores más elevados de PM10, superando lo que establece la normativa vigente se producen sistemáticamente en la estación municipal móvil de El Lauredal. Las superaciones del valor límite diario de 50 μg/m3 han sido de 62, 81 y 64 para los años 2017, 2018 y 2019 cuando la norma no permite superar ese valor en más de 35 ocasiones por año. [Informe presentado al CONSEJO SECTORIAL MEDIO AMBIENTE AYUNTAMIENTO DE GIJÓN - 24 OCTUBRE 2019]


También se han de resaltar las superaciones de materia sedimentable, aunque en estos momentos no tienen consecuencias legales al estar derogada la normativa que las regulaba. 


Evolución de los niveles de PM10 en las estaciones de control de calidad del aire de Gijón desde el 14 de febrero hasta el 21 de junio. Se observan las frecuentes superaciones del valor límite diario de 50 μg/m3 establecido en la normativa vigente. Solo en este periodo 37. [Fuente: Datos oficiales Principado de Asturias y Ayto. de Gijón. Gráfico Plataforma contra la contaminación del aire de Xixón]


La contaminación acústica, muchas veces la gran olvidada, también es un problema importante en la zona oeste de la ciudad. Volvemos a ver cómo se combinan las fuentes industriales y el tráfico con un gran porcentaje de la población afectada tal y como señalan los propios informes municipales


En lo relativo a la calidad de las aguas, la zona oeste mantiene clausuradas las fuentes de agua por niveles muy elevados de mercurio fruto de la acumulación de tóxicos sobre los suelos debido a la actividad industrial. Esta situación ha motivado incluso la intervención del Defensor del Pueblo denunciando la inacción de las administraciones.


Los cauces fluviales se han convertido en meros colectores industriales y el mar recibe las aguas sin depurar o depuradas de una manera deficiente incumpliendo la normativa europea vigente. Este incumplimiento de las exigencias comunitarias relativas  a las aguas urbanas de Gijón se produce tanto en el este, sancionadas ya con el pago de cuantiosas multas, como en el oeste. Los problemas con las depuradoras y con los emisarios se suceden y las soluciones se retrasan


Tanto el Puerto de El Musel como el puerto deportivo se encuentran muy contaminados con altos niveles de hidrocarburos aromáticos policíclicos (PAH) y tributilestaño (TBT), superando, en algunos casos, los objetivos de calidad que establece para las “sustancias prioritarias” y “sustancias prioritarias peligrosas” la Directiva Marco de Aguas lo que impacta directamente sobre la calidad de las aguas de toda la bahía de Gijón.


Por su evidencia destacan también las grandes manchas de carbón que se depositan sobre la arena de la mayor playa del concejo, San Lorenzo y cuyo principal origen parece ser el puerto y sus grandes depósitos sin protección aunque se lleve años tratando de confundir y retrasando la adopción de medidas eficaces. Todavía estamos pendientes del resultado de un estudio encargado por el ayuntamiento Instituto Nacional del Carbón (Incar) en octubre de 2019 por un importe de 14.000 €.


Por otra parte, desde el punto de vista urbanístico y de movilidad, la actual pandemia ha puesto en evidencia con más crudeza cómo la ciudad ha sido diseñada respondiendo a intereses especulativos y en los barrios de la zona oeste del concejo esta realidad es todavía más acusada. Un parque de viviendas envejecido, con el menor porcentaje de zonas verdes y de espacio público libre de todo el casco urbano y con una trama de calles estrechas con aceras minúsculas que no cumplen ni siquiera con lo establecido en los sucesivos planes de ordenación, convertidas en la mayor parte de los casos en meros aparcamientos de vehículos.


El confinamiento nos ha hecho a todos ser conscientes del ruido al que estamos sometidos en la zona urbana de Gijón  y el desconfinamiento a que se carece de  suficientes espacios amplios y sanos donde caminar y disfrutar del aire libre. Nos ha quedado claro que nuestra ciudad está pensada más para los coches que para las personas.

Necesitamos medidas valientes

Hemos parado en seco. Ahora hay que cambiar de dirección hacia sociedades realmente sostenibles, justas y democráticas. [Adrián Almazán y otros]


La conciencia social sobre los peligros de la contaminación y la calidad de vida va calando lentamente entre la población, a pesar de los continuos chantajes de los gigantes industriales con el empleo, la deslocalización y el consiguiente empobrecimiento de personas y territorios. Unos chantajes que se recrudecen en situaciones de crisis tan graves como la que estamos sufriendo. Grandes corporaciones que año tras año mantienen en sus documentos relativos a la responsabilidad social corporativa grandilocuentes declaraciones acerca de su inequívoco compromiso medioambiental, mientras incumplen la normativa a través de múltiples artimañas y presiones.

Industria

Para empezar, cúmplase la ley. En la comarca de Gijón una empresa privada como Arcelormittal es responsable del 50% de la contaminación media de la ciudad, lo que supone el 80% de los peores días y se agrava en la zona oeste del municipio. Para mitigar esos altos niveles de contaminación es urgente que se cumpla sin más retrasos con lo establecido en la Autorización Ambiental Integrada vigente instalando en las plantas de sinterización los sistemas de filtros exigidos así como el resto de medidas ambientales. Tampoco se pueden dejar de lado los problemas de contaminación acústica también de especial gravedad y que deben ser acometidos con urgencia.


En cuanto al puerto y según los datos de sus memorias anuales, debemos considerar su alto impacto ambiental a través de su movimiento de mercancías que en 2015 ascendió a 19.078.860 t de las que 12.495.362 t fueron graneles sólidos. El movimiento del tráfico pesado por carretera significó un total de 9.035.838 t mediante 228.761 camiones anuales en cada sentido de salida y entrada al puerto, una media de 1.658 camiones cada día laborable. Más de medio millón de movimientos de camiones al año, una media de 3.000 camiones cada día laborable. Los beneficios declarados en 2019 fueron de cinco millones de euros. Es necesaria una implicación real de esta empresa pública en la reducción de sus impactos ambientales.


Cumplir con el Plan de mejora de la calidad del aire del aire en la aglomeración área de Gijón (ES0309) [Aprobado 09/08/2017, BOPA 14/08/2017 - en vigor]. Entre los incumplimientos más flagrantes están la instalación inmediata de una estación medioambiental fija en el Lauredal o en su defecto el reconocimiento de la actual móvil para que pase a la red oficial y consiguientemente tomar en consideración los datos obtenidos. Esta medida fue aprobada en un pleno municipal a principios de 2019 y aceptada por el gobierno regional. El estudio para la reubicación de las estaciones de control de la calidad del aire encargado por el Principado al Instituto Carlos III lleva más de dos años de retraso y no se espera su finalización antes de 2021.


Ni el ayuntamiento ni el gobierno regional han puesto en marcha muchas de las medidas de la revisión del Plan de mejora de la calidad del aire de 2017 y que recogía entre otras (véase la relación de las 17 medidas en las páginas 153 y ss):


  • Estudios sobre  partículas sedimentables en Puerto del Musel y zonas industriales.

  • Vídeovigilancia de las instalaciones  del Puerto y de las zonas industriales  de Aboño y Montiana.

  • Informes anuales sobre el impacto  de la contaminación y la evolución de las enfermedades relacionadas con esta en Gijón.

  • Mayores inspecciones y más exigentes a las zonas  industriales.

  • Actuación y restricciones al acopio de graneles sólidos y siderúrgicos.

  • Instalación de sirenas  y avisos sonoros a la población que vive en entornos industriales.


Todas estas actuaciones llevan desde 2017 paralizadas o con un deficiente estado de ejecución, como se ha denunciado reiteradamente.


A pesar de ello las administraciones continúan anunciando más planes y estudios en una inflación que muchas veces parece inversa a la ejecución de medidas reales contra la contaminación. [La zona oeste tendrá un plan de choque anticontaminación antes del verano. Principado y Consistorio diseñarán conjuntamente medidas para mejorar la calidad del aire dirigidas a las industrias, la actividad portuaria y el tráfico. El Comercio, 7/02/2020; La zona oeste tendrá un plan de control y reducción de la contaminación del aire. El proyecto, que se iniciará en verano, fijará medidas específicas en el tráfico y la industria, con especial atención a Arcelor y el puerto, La Nueva España 07/02/2020; Impulsan un plan contra la contaminación en la zona oeste de Gijón. Principado y ayuntamiento prevén que esté diseñado antes del verano, La Voz de Asturias, 06/02/2020 ]


Urbanismo, movilidad y accesibilidad, medio ambiente

Una ciudad para las personas


  • Reducción del tráfico pesado de camiones por la zona urbana acelerando las obras soterradas del nuevo vial de Jove para dar servicio al puerto de El Musel, incrementando en todo caso la salida de las mercancías por ferrocarril.

  • Favorecer la movilidad peatonal y ciclista incrementando el espacio disponible para la movilidad activa y habilitando itinerarios peatonales y ciclistas que conecten los distintos barrios de la ciudad de manera rápida y segura, así como con los polígonos industriales. Desde el parque del Tren de la Libertad, manteniendo su carácter de zona verde central de la ciudad conectando con la zona oeste a través del polígono industrial de Mora Garay. A través de la senda verde de la Camocha, mejorando sus conexiones con la zona de la Calzada y el Nuevo Gijón.

  • Espacio para el peatón.La mayor parte del espacio urbano consolidado no cumple con lo que establece el Plan de Ordenación: Artículo 2.2.10. Aceras. (...) 4. Las aceras, deben permitir el cruce de dos carritos infantiles o dos sillas de ruedas para discapacitados, sin que el ancho de la acera o los servicios de alumbrado o señalización o el mobiliario urbano puedan alterar esta característica. En calles de traza consolidada y no peatonal o de tráfico compartido se debe procurar que, al menos una de las aceras, cumpla con tales requisitos (...) [Vid. p. 69 y otros apartados: SUBSECCIÓN 1ª. VÍAS PÚBLICAS DE COMUNICACIÓN

    p. 57 y ss.; SECCIÓN 2ª. VÍAS PÚBLICAS p. 62 y ss., PLAN GENERAL DE ORDENACIÓN URBANA DE GIJÓN. NORMAS URBANÍSTICAS, Aprobación Definitiva (Aprobación Pleno 30/01/2019, BOPA 14/02/19) ]
  • Configuración de zonas de bajas emisiones en toda la ciudad.

  • Incremento de zonas verdes arboladas, plantación de árboles y otras acciones de revegetación en muchas de las calles y áreas de uso público de la zona oeste.

  • Las medidas que se están adoptando en la fase de desescalada de esta crisis sanitaria avanzando en lo recogido en el Plan Integral de Movilidad Sostenible y Segura (PIMSS) de Gijón 2018-2024 (en tramitación) van en el sentido correcto y responden a las exigencias planteadas por el Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico.

  • Entornos escolares seguros. Favorecer la movilidad y la estancia peatonal y ciclista en los entornos de los centros educativos. Entornos poco amigable para la infancia y con elevados niveles de contaminación acústica y del aire.

  • Agilizar la conexión peatonal y ciclista a través de toda la línea de costa del concejo solventando la histórica discriminación este/oeste en la ciudad. Incrementar la disponibilidad de espacio de uso y disfrute público con intervenciones provisionales sobre bolsas de suelo como la correspondiente a Naval Gijón, tal y como se hizo en su momento en el popularmente conocido como el Solarón.

  • Facilitar el acceso peatonal y ciclista al Hospital de Jove a través rutas alternativas como pudiera ser el camino viejo de El Musel

  • Acometer mejoras urgentes en la sendas verdes y rutas de gran recorrido como las GR100 Vía de La Plata por Venta de Puga, GR100.1 Gijón Puerto Pajares por Serín, Camino de Santiago, en especial en el entorno de Veriña y la conexión entre las carreteras de Avilés, Serín y estación de ferrocarril de forma que se permita una movilidad segura en un entorno muy degradado y abandonado por las administraciones públicas.

  • Renaturalización de cauces fluviales, ríos Pilón, Pinzales y Aboño. La situación de los ríos en la zona oeste es especialmente grave, sin que figure en la agenda política y social como una exigencia urgente y necesaria.

  • Agenda Urbana Española como documento de referencia, entre otros, “que va a marcar la estrategia y las acciones a llevar a cabo hasta 2030, para hacer de nuestros pueblos y ciudades ámbitos de convivencia amables, acogedores, saludables y concienciados”. [Véase también el número monográfico de la revista Ciudad y territorio Vol. LI, núm.202 (2019). La Agenda Urbana Española]

Las líneas verdes señalan algunas de las posibles propuestas de conexión para favorecer la estancia y movilidad peatonal y ciclista que permita conectar diferentes zonas de la ciudad.

Salud

Los días de mayor contaminación se relacionan con más ingresos hospitalarios por enfermedades cardiovasculares y respiratorias (Plan de Salud del Principado de Asturias 2019 - 2030, p. 21).

Para concluir, debemos exigir a las administraciones el cumplimiento de lo establecido en sus propios planes y programas. Sirva como referencia y a modo de ejemplo el Plan de Acción de Medio Ambiente y Salud PASYMA 2019 del Principado de Asturias. Este plan fija en su apartado 5.2. Área temática B - CALIDAD DEL AIRE. OBJETIVO GENERAL: Conducir los niveles de los contaminantes registrados en la red de calidad del aire del Principado de Asturias a los niveles establecidos por la Organización Mundial de la Salud. [p. 46 y ss]



jueves, 4 de junio de 2020

Día Mundial del Medio Ambiente junio 2020

Participa: viernes 5 y sábado 6 de junio

Este viernes 5 de junio de 2020 se celebra el día del Medio Ambiente y desde Asturies pol Clima, plataforma que agrupa a numerosas organizaciones sociales y sindicales de Asturies, queremos lanzar un mensaje para una transición justa en estos momentos de crisis sanitaria y climática. Por eso os hacemos llegar nuestro manifiesto para esta jornada https://labur.eus/Manifiesto5J

Además os invitamos a estas actividades:
  • viernes 5 de junio:
    • Acción digital 📷 todo el día 5 de junio en las redes sociales: fotos con carteles con tu aportación “Frente a la emergencia climática… yo voy en bici/tengo un huerto/compro productos locales” #5JAsturies2020 #TransformaciónJusta #JusticiaSocialYAmbiental
    • Una actividad virtual 💻 el viernes 5 de junio a las 19h que se podrá seguir en https://labur.eus/ApC-youtube o escribiendo a asturiespolclima@gmail.com
  • sábado 6 de junio

#5JAsturies2020 #TransformacionJusta #JusticiaSocialYAmbiental

Vídeo

MANIFIESTO convocatoria 5 y 6 junio 2020

  • Tres COVID19: VIDA con dignidá y derechos pa tod@s
  • Frente a la EMERXENCIA CLIMÁTICA: FUTURU con una Transición ecolóxica y social xusta

Desde Asturies pol Clima ApC y numeroso colectivos sociales de muy variado tipo, juveniles, pensionistas, ecologistas, salud pública o sindicales, llamamos a la movilización frente a la emergencia climática y, especialmente en estos momentos, por una salida solidaria e inclusiva socialmente a la crisis COVID19; pretendemos responder necesariamente a la amenaza global y definitiva del cambio climático pero no sólo. Movilización en el marco del día mundial del medioambiente, dos encuentros, virtual el 5 de xunu, y en la calle el 6,, y compartiendo la convocatoria estatal de 20x20 RxC y AxC, y en la que participa FFF, con el horizonte de una transición ecológica y social justa.

Nos movilizamos, por tanto, de diferentes formas y niveles de implicación pues somos un movimiento en construcción muy diverso y plural, aprendiendo a trabajar conjuntamente, pero que compartimos preocupaciones ante la quiebra ambiental y no somos ajenos a los inmediatos impactos sociales de esta pandemia aún no resuelta. Por eso, en estos duros momentos, entendemos que son necesarias iniciativas y debate social pero de forma responsable y coherente con lo duro y complejo de la situación que sufrimos colectivamente. Así, nuestro llamamiento y acciones respetan estos indispensables principios con un sentido constructivo y de futuro.

Sin duda, lo más urgente ahora es superar esta pandemia planetaria en sus dimensiones sanitarias y de amenaza a la vida individual pero también colectiva; en ese sentido reclamamos un claro y honesto compromiso por parte de todos los gobiernos en función de sus competencias, desde el estatal a lo local, con nuestro sistema sanitario público y su personal; recursos suficientes y criterios rigurosos; evitando irresponsables polémicas y la utilización partidista de nuestros muertos. Más allá, es evidente la necesidad de cambios sustanciales en estas políticas, al igual que en todos los relacionados con los Derechos Humanos y sociales básicos; superando el discurso neoliberal y del austericidio. Entendemos la salud pública como un bien común que necesita recursos suficientes pero también una nueva lógica más social y democrática; más recursos y otras políticas para más y mejor investigación para la prevención y la atención a enfermedades graves, para la educación y los hábitos de vida saludables, para la atención primaria y especializada; siendo necesario apostar fuertemente por la salud ambiental

Las inmediatas medidas sociales deben garantizar el conjunto de los derechos básicos en lo que se refiere a la inclusión y solidaridad, afrontando los problemas de miseria e incluso de hambre que tenemos en nuestro entorno más inmediato, o la amenaza de una ola de desahucios y lo que representa. En el futuro más próximo, el compromiso con la educación de calidad, con formación ambiental, las pensiones públicas u otros programas sociales deberán ser ejes obligados para cualquier gobierno; utilizando para esto mecanismos eficaces para avanzar en la justa redistribución de la riqueza, compensando así décadas de creciente desigualdad y concentración de la riqueza en nuestro Estado y a escala planetaria en el marco de una globalización neoliberal ahora en claro cuestionamiento.

Pues esta crisis global ha puesto de manifiesto las debilidades del sistema social y económico hegemónico de las últimas décadas, sus miserias y limitaciones, como nunca ocurriera; un sistema que no solo es incapaz de garantizar una vida digna y con derechos a la mayoría social sino que explica la situación de emergencia climática, ya reconocida como tal por parlamentos como el europeo o el español. Irresponsablemente, una parte  de  los  gobiernos  importantes,  como  el  de  EEUU  o  China,  siguen  ausentes  de  los  indispensables acuerdos internacionales no acudiendo si quiera a unas conferencias de la ONU sobre el Cambio Climático COP ya de por sí muy insuficientes; por otro lado la mayoría de los gobiernos no responde tampoco a los mínimos que llevan años reclamando la comunidad científica y un creciente movimiento social por la supervivencia de la vida tal y como la conocemos. Una vida que es resultado de procesos y equilibrios en una relación  de  permanente  ecodependencia  e  interdependencia  entre  seres  y  sociedades  humanas  y ecosistemas  y  medioambiente  global.  Ya  nadie  puede  negar,  como  hicieron  durante  décadas,  que  los impactos  de  la  actividad  humana,  nuestros  modelos  de  producción  y  consumo,  de  relación  con  la biodiversidad nos conducen al colapso ambiental y social de forma inevitable y no se puede esperar más para cambiar los paradigmas y prácticas, comenzando con las propuestas y medidas para salir de la crisis actual. Debemos reiniciar al sistema con otra lógica, sin los virus que nos contaminan como especie individual y colectivamente.

Nuestra visión responde a muchas inquietudes y propuestas, a los diferentes colores de las alternativas por otro Mundo, en nuestro caso otra Asturies, posibles y necesarios; y es oportuno constatar que para esto no
bastan el verde y el rojo; si apostamos por poner la vida en el centro lo violeta es indispensable. No solo para lograr la urgente equidad entre géneros, sino también por lo que representa de reconocimiento de dimensiones esenciales para la reproducción de la vida, como los cuidados u otras formas de entender y construir las relaciones y los espacios humanos urbanos y rurales, superando positivamente el componente patriarcal de nuestra realidad social, cultural y económica.

En este llamamiento al debate y la movilización, contemplamos inevitablemente muchos ámbitos de sensibilidad e impacto social, necesarios e interrelacionados para afrontar el enfriamiento del planeta y la construcción de una sociedad justa y sostenible. Para esto participamos de la idea de una transición ecológica y social, con medidas y cambios progresivos pero ya inmediatos, cambios reales y no superficiales; el “green wash” es un engaño que no nos podemos permitir ni desde los poderes económico y menos aún desde las instituciones, y para todo esto es necesario más y mejor democracia.

Apostamos por cambios reales en nuestro modelos productivos, no sólo para garantizar empleo digno sino para que la actividad económica contribuya al equilibrio ambiental e inmediatamente al enfriamiento del planeta; reducción de emisiones y contaminación industrial, o construcción para la rehabilitación y eficiencia de ciudades y viviendas, no para la especulación; problemáticas estas muy presente en los núcleos urbanos asturianos. Por otro lado, la aplicación del principio de precaución debería impedir la utilización de nuevas tecnologías  o  productos  sin  garantizar  que  son  seguros  para  la  salud  y  el  medio  ambiente,  siendo indispensable  la  independencia  de  la  investigación  científica  y  el  debate  social,  algo  especialmente importante en el caso del despliegue del 5G

La valorización y refuerzo de las actividades de cuidados esenciales para la reproducción de la vida, la atención a menores y mayores, a personas con necesidades especiales deben ser incluidas en la visión general de la economía social con empleos y dignos y al margen de una lógica mercantilista; donde, al igual que en los sectores básicos, lo público sea preferente y en equilibrio con los intereses privados.

Planteamos cambios en nuestro modelo energético, con control social y más descentralizado, basado en energías limpias y adaptado a la menor disponibilidad futura y en el que, la transición energética, necesaria y urgente ante el cambio climático; pueda ser una buena oportunidad de plantear una sociedad más justa, resiliente y adaptada a sus límites territoriales, antes de que la escasez de combustibles fósiles provoque una crisis traumática.

Proponemos cambios en nuestros modelos de consumo y sus impactos ambientales, la reducción máxima de residuos y la reutilización como práctica cotidiana; el redimensionamiento de nuestras formas de vida y ocio, de relación con nuestros entornos naturales, con la biodiversidad, pero también sociales son temas a abordar colectiva e individualmente; tanto desde los gobiernos como desde el conjunto de la ciudadanía. En ese sentido apostamos por modelos de movilidad sostenible y sin barreras, priorizando la movilidad activa (a pie y en bicicleta) en combinación con el transporte público y la limitación del vehículo motorizado privado, aumentando las zonas pacificadas y seguras para disfrutar de las ciudades y lograr la recuperación del ferrocarril público y su intermodalidad con la bicicleta como recurso central, contribuyendo a hacer de las ciudades espacios más humanamente habitables y avanzando en el freno al cambio climático

Reclamamos cambios en los modelos de agroalimentación apostando por alimentos más sanos y el equilibrio social y territorial en una Asturies desestructurada; una agricultura sostenible y con campesinado local, producciones de proximidad y soberanía alimentaria. Intervenciones responsables en los entornos naturales, muchos a recuperar, y respetando la biodiversidad en todas sus expresiones como marco para nuestra propia supervivencia; evitando el maltrato animal.

Y también aspiramos a cambios en el orden económico internacional para superar las desigualdades N-S y una globalización e instrumentos, como los Tratados de Comercio e Inversión TCI caso de la Carta de la Energía, que nos perjudican a la mayoría de las personas pero especialmente a las poblaciones de los países empobrecidos, con impunes y terribles impactos en los ecosistemas y los derechos humanos Globalización que  explica  además  la  existencia  de  conflictos  armados,  gastos  militares  inmorales  o  desplazamientos forzados de millones de seres humanos, masivos campos de refugiad@s o migrantes. En un mundo cada vez más pequeño, la solidaridad internacional es proporcionalmente más indispensable.

Finalmente os llamamos, nos llamamos, a seguir articulando un movimiento lo más amplio y plural posible, y que nos permita afrontar la vida y el futuro con esperanza en estos tiempos oscuros, de forma responsable y creativa a través del dialogo y la colaboración entre diferentes movimiento y colores, todos necesarios para las alternativas por otro Mundo y otra Asturies posibles y necesarios.


_________________________

MANIFIESTU convocatoria 5 y 6 DE XUNU 2020

  • Tres COVID19: VIDA con dignidá y derechos pa tod@s
  • Frente a la EMERXENCIA CLIMÁTICA: FUTURU con una Transición ecolóxica y social xusta

PDF en asturiano
PDF en castellano

Desde Asturies pol Clima ApC y numeroso colectivos sociales de muy variado tipo, juveniles, pensionistas, ecologistas, salud pública o sindicales, llamamos a la movilización frente a la emergencia climática y, especialmente en estos momentos, por una salida solidaria e inclusiva socialmente a la crisis COVID19; pretendemos responder necesariamente a la amenaza global y definitiva del cambio climático pero no sólo. Movilización en el marco del día mundial del medioambiente, dos encuentros, virtual el 5 de xunu, y en la calle el 6, y compartiendo además la convocatoria estatal de 20x20 RxC y AxC, y en la que participa FFF, con el horizonte de una transición ecológica y social justa.

Nos movilizamos, por tanto, de diferentes formas y niveles de implicación pues somos un movimiento en construcción muy diverso y plural, aprendiendo a trabajar conjuntamente, pero que compartimos preocupaciones ante la quiebra ambiental y no somos ajenos a los inmediatos impactos sociales de esta pandemia aún no resuelta. Por eso, y en estos momentos severos, entendemos que son vitales iniciativas y debate social pero de forma responsable y coherente con lo duro y complejo de la situación que sufrimos colectivamente. Así, nuestro llamamiento y acciones respetan estos indispensables principios con un sentido constructivo y de futuro.

Sin duda, lo más urgente ahora es superar esta pandemia planetaria en sus dimensiones sanitarias y de amenaza a la vida individual pero también colectiva; en ese sentido reclamamos un claro y honesto compromiso por parte de todos los gobiernos en función de sus competencias, desde el estatal a lo local, con nuestro sistema sanitario público y su personal; recursos suficientes y criterios rigurosos; evitando irresponsables polémicas y la utilización partidista de nuestros muertos. Más allá, es evidente la necesidad de cambios sustanciales en estas políticas, al igual que en todos los relacionados con los Derechos Humanos y sociales básicos; superando el discurso neoliberal y del austericidio. Entendemos la salud pública como un bien común que precisa recursos suficientes pero también una nueva lógica más social y democrática; más recursos y otras políticas para más y mejor investigación para la prevención y la atención a enfermedades graves, para la educación y los hábitos de vida saludables, para la atención primaria y especializada; siendo necesario apostar fuertemente por la salud ambiental

Las inmediatas medidas sociales deben garantizar el conjunto de los derechos básicos a todas las personas en lo que se refiere a la inclusión y solidaridad, afrontando los problemas de miseria e incluso de hambre que tenemos en nuestro entorno más inmediato, o la amenaza de una ola de desahucios y lo que representa. En el futuro más próximo, el compromiso con la educación de calidad, con formación ambiental, las pensiones públicas u otros programas sociales deberán ser ejes obligados para cualquier gobierno; utilizando para esto mecanismos eficaces para avanzar en la justa redistribución de la riqueza, compensando así décadas de creciente desigualdad y concentración de la misma en nuestro Estado y a escala planetaria en el marco de una globalización neoliberal ahora en claro cuestionamiento.

Pues esta crisis global ha puesto de manifiesto las debilidades del sistema social y económico hegemónico de las últimas décadas, sus miserias y limitaciones, como nunca ocurriera; un sistema que no solo es incapaz de garantizar una vida digna y con derechos a la mayoría social sino que explica la situación de emergencia climática, ya reconocida como tal por parlamentos como el europeo o el español. Irresponsablemente, una parte  de  los  gobiernos  importantes,  como  el  de  EEUU  o  China,  siguen  ausentes  de  los  indispensables acuerdos internacionales no acudiendo si quiera a unas conferencias de la ONU sobre el Cambio Climático COP ya de por sí muy insuficientes; por otro lado la mayoría de los gobiernos no responde tampoco a los mínimos que llevan años reclamando la comunidad científica y un creciente movimiento social por la supervivencia de la vida tal y como la conocemos. Una vida que es resultado de procesos y equilibrios en una relación  de  permanente  ecodependencia  e  interdependencia  entre  seres  y  sociedades  humanas  y ecosistemas  y  medioambiente  global.  Ya  nadie  puede  negar,  como  hicieron  durante  décadas,  que  los impactos  de  la  actividad  humana,  nuestros  modelos  de  producción  y  consumo,  de  relación  con  la biodiversidad nos conducen al colapso ambiental y social de forma inevitable y no se puede esperar más para cambiar los paradigmas y prácticas, comenzando con las propuestas y medidas para salir de la crisis actual. Debemos reiniciar al sistema con otra lógica, sin los virus que nos contaminan como especie individual y colectivamente.

Nuestra visión responde a muchas inquietudes y propuestas, a los diferentes colores de las alternativas por otro Mundo, en nuestro caso otra Asturies, posibles y necesarios; y es oportuno constatar que para esto no

bastan el verde y el rojo, si apostamos por poner la vida en el centro lo violeta es indispensable. No solo para lograr la urgente equidad entre géneros, sino también por lo que representa de reconocimiento de dimensiones esenciales para la reproducción de la vida, como los cuidados u otras formas de entender y construir las relaciones y los espacios humanos urbanos y rurales, superando positivamente el componente patriarcal de nuestra realidad social, cultural y económica.

En este llamamiento al debate y la movilización contemplamos inevitablemente muchos ámbitos de sensibilidad e impacto social, necesarios e interrelacionados para afrontar el enfriamiento del planeta y la construcción de una sociedad justa y sostenible. Para esto participamos de la idea de una transición ecológica y social, con medidas y cambios progresivos pero ya inmediatos, cambios reales y no superficiales; el “green wash” es un engaño que no nos podemos permitir desde los poderes económico y menos aún desde las instituciones, y para todo esto es necesario más y mejor democracia.

Apostamos por cambios reales en nuestro modelos productivos, no sólo para garantizar empleo digno sino para que la actividad económica contribuya al equilibrio ambiental e inmediatamente al enfriamiento del planeta; reducción de emisiones y contaminación industrial, o construcción para la rehabilitación y eficiencia de ciudades y viviendas, no para la especulación; problemáticas estas muy presente en los núcleos urbanos asturianos. Por otro lado, la aplicación del principio de precaución debería impedir la utilización de nuevas tecnologías  o  productos  sin  garantizar  que  son  seguros  para  la  salud  y  el  medio  ambiente,  siendo indispensable  la  independencia  de  la  investigación  científica  y  el  debate  social,  algo  especialmente importante en el caso del despliegue del 5G

La valorización y refuerzo de las actividades de cuidados esenciales para la reproducción de la vida, la atención a menores y mayores, a personas con necesidades especiales deben ser incluidas en la visión general de la economía social con empleos dignos y al margen de una lógica mercantilista; donde, al igual que en todos los sectores básicos, lo público sea preferente y en equilibrio con los intereses privados.

Planteamos cambios en nuestro modelo energético, con control social y más descentralizado, basado en energías limpias y adaptado a la menor disponibilidad futura y en el que, la transición energética, necesaria y urgente ante el cambio climático; pueda ser una buena oportunidad de plantear una sociedad más justa, resiliente y adaptada a sus límites territoriales, antes de que la escasez de combustibles fósiles provoque una crisis traumática.

Proponemos cambios en nuestros modelos de consumo y sus impactos ambientales, la reducción máxima de residuos y la reutilización como práctica cotidiana; el redimensionamiento de nuestras formas de vida y ocio, de relación con nuestros entornos naturales, con la biodiversidad, pero también sociales son temas a abordar colectiva e individualmente; tanto desde los gobiernos como desde el conjunto de la ciudadanía. En ese sentido apostamos por modelos de movilidad sostenible y sin barreras, priorizando la movilidad activa (a pie y en bicicleta) en combinación con el transporte público y la limitación del vehículo motorizado privado, aumentando las zonas pacificadas y seguras para disfrutar de las ciudades y lograr la recuperación del ferrocarril público y su intermodalidad con la bicicleta como recurso central, contribuyendo a hacer de las ciudades espacios más humanamente habitables y avanzando en el freno al cambio climático

Reclamamos cambios en los modelos de agroalimentación apostando por alimentos más sanos y el equilibrio social y territorial en una Asturies desestructurada; una agricultura sostenible y con campesinado local, producciones de proximidad y soberanía alimentaria. Intervenciones responsables en los entornos naturales, muchos a recuperar, y respetando la biodiversidad en todas sus expresiones como marco para nuestra propia supervivencia; evitando el maltrato animal.

Y también aspiramos a cambios en el orden económico internacional para superar las desigualdades N-S y una globalización e instrumentos, como los Tratados de Comercio e Inversión TCI caso de la Carta de la Energía, que nos perjudican a la mayoría de las personas pero especialmente a las poblaciones de los países empobrecidos, con impunes y terribles impactos en los ecosistemas y los derechos humanos Globalización que  explica  además  la  existencia  de  conflictos  armados,  gastos  militares  inmorales  o  desplazamientos forzados de millones de seres humanos, masivos campos de refugiad@s o migrantes. En un mundo cada vez más pequeño, la solidaridad internacional es proporcionalmente más indispensable.

Finalmente os llamamos, nos llamamos, a seguir articulando un movimiento lo más amplio y plural posible, y que nos permita afrontar la vida y el futuro con esperanza en estos tiempos oscuros, de forma responsable y creativa a través del dialogo y la colaboración entre diferentes movimiento y colores; todos imprescindibles para las alternativas por otro Mundo y otra Asturies posibles y necesarios.

MANIFIESTU convocatoria 5 y 6 DE XUNU.
Tres COVID19: VIDA con dignidá y derechos pa tod@s
Frente a la EMERXENCIA CLIMÁTICA: FUTURU con una Transición ecolóxica y social xusta

Dende Asturies pol Clima ApC y numberosos coleutivos sociales de mui estremáu calter, de mocedá, pensionistes, ecoloxistes, salú pública o sindicales, facemos un llamáu a la movilización frente a la emerxencia climática y, sobre manera nestos momentos, por una salida solidaria ya inclusiva socialmente a la crisis COVID19; queremos responder necesariamente a l’amenaza global y definitiva del cambéu climáticu pero non solo. Movilización nel marcu del día mundial del medioambiente, dos alcuentros, virtual el 5 de xunu, y na cai’l 6, y compartiendo la convocatoria estatal de 20x20 RxC y AxC, y na que participa FFF, col horizonte d’una transición ecolóxica y social xusta.

Movilizámonos, por tanto, de formes y niveles d’implicación estremaos yá que somos un movimientu en construcción mui diversu y plural, deprendiendo a trabayar a comuña, pero que compartimos esmoliciones énte la quiebra ambiental y nun somos ayenos a los impautos sociales inmediatos d’esta pandemia entá non resuelta. Poro, nestos momentos duros, atalantamos que son necesaries iniciatives y alderique social magar de forma responsable y coherente colo duro y complexo de la situación que sufrimos coleutivamente. Asina, el nuesu llamáu y aiciones respeten estos principios indispensables con un sentíu constructivu y de futuru.

Ensin dulda, lo más urxente agora ye superar esta pandemia planetaria nes sos dimensiones sanitaries y d’amenaza a la vida individual pero tamién coleutiva; nesi sen reclamamos un compromisu claru y honestu per parte de tolos gobiernos en función de les sos competencies, dende lo estatal a lo llocal, col nuesu sistema sanitariu públicu y el so personal; recursos abondos y criterios rigorosos; evitando polémiques irresponsables y l’usu partidista de los nuesos muertos. Más allá, rescampla la necesidá de cambeos sustanciales nestes polítiques, al igual qu’en tolo rellacionao colos Derechos Humanos y sociales básicos; superando’l discursu neolliberal y del austericidiu. Entendemos la salú pública como un bien común que precisa recursos abondo pero tamién una nueva lóxica más social y democrática; más recursos y otres polítiques pa más y meyor investigación pa la prevención y l’atención a enfermedaes graves, pa la educación y los vezos de vida saludables, pa l’atención primaria y especializada; siendo necesario apostar con fuercia pola salú ambiental.

Les midíes sociales inmediates han garantizar el conxuntu de los derechos básicos no que se refier a la inclusión y solidaridá, encarando los problemes de miseria ya inclusive de fame que tenemos nel nuesu rodiu más cercanu, o l’amenaza d'una fola de desagospios y lo que representa. Nel futuru más próximu, el compromisu cola educación calidable, con formación ambiental, les pensiones públiques o otros programes sociales habráne ser exes obligaes pa cualquier gobiernu; utilizando pa esto mecanismos acionaos p’avanzar na redistribución xusta de la riqueza, compensando asina décades de desigualdá creciente y concentración de la riqueza nel nuesu Estáu y a escala planetaria nel marcu d’una globalización neolliberal agora en claru cuestionamientu.

Pues esta crisis global punxo de manifiestu les debilidaes del sistema social y económicu hexemónicu de les últimes décades, les sos miseries y llendes, como nunca asocediera; un sistema que non solo nun ye a garantizar una  vida  digna  y  con  derechos  a  la  mayoría  social  sinón  qu’esplica  la  situación  d’emerxencia  climática,  yá reconocida como tala en parllamentos como l’européu o l’español. De mou irresponsable, una parte de los gobiernos importantes, como'l de Los EE.XX. o China, siguen ausentes de los indispensables alcuerdos internacionales nun diendo siquiera a unes conferencies de la ONX sobro’l Cambéu Climáticu COP yá de por sí abondo insuficientes; per otru llau la mayoría de los gobiernos nun respuende tampoco a los mínimos que lleven años reclamando la comunidá científica y un creciente movimientu social pola supervivencia de la vida comola conocemos. Una vida que ye resultáu de procesos y equilibrios nuna rellación de permanente ecodependencia ya interdependencia ente seres y sociedaes humanes y ecosistemes y medioambiente global. Yá naide pue negar, como fixeron a lo llargo de décades, que los impautos de l’actividá humana, los nuesos modelos de producción y consumu, de rellación cola biodiversidá nos empobinen al colapsu ambiental y social de forma inevitable y nun pue esperase más pa camudar los paradigmes y práctiques, entamando coles propuestes y midíes pa salir de la crisis  actual.  Hemos reiniciar  al sistema con otra lóxica,  ensin los  virus  que  nos  contaminen  como especie individual y coleutivamente.

La nuesa visión respuende a munches esmoliciones y propuestes, a los colores estremaos de les alternatives por otru Mundu, nel nuesu casu otra Asturies, posibles y necesarios; y ye afayadizo constatar que pa esto nun son abondo’l verde y el coloráu; si apostamos por poner la vida nel centru lo violeta ye indispensable. Non solo pa llograr  la  urxente  igualdá ente xéneros,  sinón tamién  polo que  representa de  reconocencia  de  dimensiones

esenciales pa la reproducción de la vida, como los cuidaos o otres formes d’entender y construyir les rellaciones y los espacios humanos urbanos y rurales, superando positivamente’l componente patriarcal de la nuesa realidá social, cultural y económica.

Nesti llamáu al alderique y la movilización contemplamos inevitablemente munchos ámbitos de sensibilidá ya impautu social, necesarios ya interrellacionaos pa encarar l’enfriamientu del planeta y la construcción d’una sociedá xusta y sostenible. Pa esto participamos de la idea d’una transición ecolóxica y social, con midíes y cambeos progresivos pero yá inmediatos, cambeos reales y non superficiales; el “green wash” ye un engañu que nun podemos consentir nin dende los poderes económicos y menos entá dende les instituciones, y pa too esto ye necesaria más y meyor democracia.

Apostamos por cambeos reales nel nuesu modelu productivu, non yá pa garantizar emplegu dignu sinón pa que l’actividá económica contribuya al equilibriu ambiental y darréu al enfriamientu del planeta; amenorgamientu d’emisiones y contaminación industrial, o construcción pa la rehabilitación y eficiencia de ciudaes y viviendes, non pa la especulación; problemátiques estes mui presentes nos núcleos urbanos asturianos. Per otru llau, l’aplicación del principiu de procuru tendría de torgar l’usu de nueves teunoloxíes o productos ensin garantizar que son seguros pa la salú y el medioambiente, siendo indispensable la independencia de la investigación científica y l’alderique social, daqué especialmente importante nel casu del despliegue del 5G

La valorización y refuerciu de les actividaes de cuidaos esenciales pa la reproducción de la vida, l’atención a menores y mayores, a persones con necesidaes especiales tienen de ser incluyíes na visión xeneral de la economía social con emplegos y dignos y al marxe d’una lóxica mercantilista; onde, al igual que nos sectores básicos, lo público seya preferente y n’equilibriu colos intereses privaos.

Plantegamos cambeos nel nuesu modelu enerxéticu, con control social y más descentralizáu, basáu n’enerxíes llimpies y adautáu a la menor disponibilidad futura y nel que, la transición enerxética, necesaria y urxente énte’l cambéu climáticu; pueda ser una bona oportunidá de plantegar una sociedá más xusta, resiliente y adautada a les sos llendes territoriales, primero que la escasez de combustibles fósiles provoque una crisis traumática.

Proponemos  cambeos  nos  nuesos  modelos  de consumu  y  los  sos  impautos  ambientales,  l’amenorgamientu máximu de restos y la reutilización como práutica cotidiana; el redimensionamientu de les nueses formes de vida y ociu, de rellación colos nuesos rodios naturales, cola biodiversidá, pero tamién sociales son temes pa tratar coleutiva ya individualmente; tanto dende los gobiernos como dende’l conxuntu de la ciudadanía. Nesi sen apostamos por modelos de movilidá caltenible y ensin torgues, priorizando la movilidá activa (a pie y en bicicleta) en combinación col tresporte públicu y la restricción del vehículu motorizáu priváu, aumentando les zones pacificaes y segures pa disfrutar de les ciudaes y llograr la recuperación del ferrocarril públicu y la so intermodalidá cola bicicleta como recursu central, contribuyendo a facer de les ciudaes espacios más habitables humanamente y avanzando nel frenu al cambéu climáticu

Reclamamos cambeos nos modelos d’agroalimentación apostando por alimentos más sanos y l’equilibriu social y territorial nuna Asturies desestructurada; una agricultura caltenible y con campesináu llocal, producciones de proximidá y soberanía alimentaria. Intervenciones responsables nos rodios naturales, munchos pa recuperar, y respetando la biodiversidá en toles sos espresiones como marcu pa la nuesa propia supervivencia; evitando’l maltratu animal.

Y tamién aspiramos a cambeos nel orde económicu internacional pa superar les desigualdaes N-S y una globalización y preseos, como los Trataos de Comerciu ya Inversión TCI casu de la Carta de la Enerxía, que nos perxudiquen a la mayoría de les persones pero especialmente a les poblaciones de los países aprobecíos, con impautos  impunes  y  tarrecibles  nos  ecosistemes  y  los  derechos  humanos  Globalización  qu’esplica  amás  la esistencia de conflictos armaos, gastos militares inmorales o desplazamientos forzaos de millones de seres humanos, masivos campos de refuxaos o migrantes. Nun mundu cada vegada más pequeñu, la solidaridá internacional ye proporcionalmente más indispensable.

Pa cabu llamámosvos, llamámonos, a siguir articulando un movimientu lo más ampliu y plural posible, y que nos dexe encarar la vida y el futuru con enfotu nestos tiempos escuros, de forma responsable y creativa al traviés del diálogu y la collaboración ente distintos movimientos y colores, toos imprescindibles pa les alternatives por otru Mundu y otra Asturies posibles y necesarios.



jueves, 7 de mayo de 2020

El aire contaminado podría aumentar las probabilidades de demencia

Desde hace tiempo, la contaminación del aire se ha vinculado con un riesgo más alto de enfermedad pulmonar y cardiaca, y más recientemente, diversos grupos de investigación han comenzado a centrarse en los daños que el aire contaminado causa en el cerebro, por ejemplo, su impacto en las funciones cognitivas de los adultos mayores.

Un estudio actual [Association Between Cardiovascular Disease and Long-term Exposure to Air Pollution With the Risk of Dementiaha ampliado este análisis y ha monitorizado la exposición al aire contaminado y los casos de demencia entre 2.927 residentes en Estocolmo mayores de 60 años. La edad media de los participantes (63% de sexo femenino) era de 74,1 ± 10,7 años, que fueron seguidos durante una media de 6,01 ± 2,56 años. Ninguno de ellos padecía demencia al inicio del estudio.

Aunque se determinó que los niveles anuales medios de contaminación en la capital sueca podían considerarse bajos según los estándares internacionales, 364 participantes (12%) desarrollaron demencia durante el período del estudio. Las personas expuestas de forma constante a unos niveles más altos de aire contaminado tenían un mayor riesgo de demencia, en comparación con las expuestas a niveles más bajos. Ese vínculo fue particularmente firme entre los participantes con antecedentes de insuficiencia cardíaca, enfermedad cardíaca isquémica o ictus. El ictus aparecía como la condición intermedia más importante, al explicar el 49,4% de casos de demencia relacionados con la contaminación ambiental.

[JAMA Neurol 2020; Mar 30. [Epub ahead of print]]
Grande G, Ljungman PLS, Eneroth K, Bellander T, Rizzuto D


Fuente: